«SE CUMPLIÓ UN CICLO»

Con la tranquilidad que va dando el tiempo, pero que aun cuesta asimilar, hoy Gabriel Castillo ex-Kinesiólogo de Curicó Unido, nos cuenta algunos detalles de su partida del cuadro albirrojo.

«Fueron nueve años de relación profesional. Nueve años donde aprendí muchísimo, donde conocí gente muy valiosa tanto en lo personal y profesional. Hablo de jugadores, cuerpos técnicos y compañeros de trabajo en general, de verdad por eso me siento, y me voy, agradecido de todos», nos dice Castillo.

¿Por qué tan repentina esta decisión?

No sé si repentina, pero es algo que en algún minuto se iba a tener que dar, y hoy creo que es el tiempo. Existen varias razones : personales y profesionales, pero que cada una de ellas fue tomando la relevancia necesaria que finalmente me llevan a optar por dar un paso al costado. Debo concentrarme a tiempo completo, en mi familia y mis labores profesionales. Insisto no ha sido para nada fácil, porque antes de llegar como profesional al club, yo siempre fui, he sido, y seguiré siendo hincha de esta camiseta.

¿ Esta decisión ya fue comunicada a la institución?

Obviamente, ellos fueron los primeros a quienes debía comunicar y así lo hice ante el Gte Deportivo Carlos Bechtholdt y el Presidente Freddy Palma. Debo agradecer a ellos la gentileza de solicitarme reconsiderar esta decisión, para no partir y seguir ligado al club, porque así me lo hicieron saber, lo cual es un gesto que debo agradecer siempre. La decisión estaba tomada.

¿ Como fue el despedirse de sus compañeros ?

Mira la verdad que pensé que no sería tan triste, pero lo fue.. Es imposible no sentirse así cuando has compartido por tanto tiempo, con quienes pudimos construir un gran grupo. Con el tiempo logramos formar un gran grupo humano, y mejor equipo de trabajo, no exento de dificultades, pero supimos sobrellevar de buena manera. Logramos reunirnos y pude decirles todo lo agradecido que estoy de cada uno de ellos.

En esto debo mencionar especialmente a mis colegas del área médica a Adolfo Díaz ( Kinesiólogo), con el que iniciamos esta hermosa aventura. A Eduardo Aravena (Paramédico) con el que aprendí una enormidad en lo profesional y en lo humano con toda esa experiencia que el tiene. A Manuel Albornoz (masajista ),un tipo sencillo, buen compañero y excelente profesional. No puedo dejar de nombrar y agradecer al cuerpo de utilería con Cristian Quinchel, un gran tipo, colaborador, a veces medio enojón, pero gran compañero, junto con Cristian Guerrero también utilero del club, que siempre tuvo la mejor voluntad en todo.

¿Se va tranquilo con la labor realizada?

Mira uno siempre tiene la sensación de que siempre se puede hacer mas, pero a veces no se puede, por diferentes razones. Mas allá de decirlo yo, me lo han hecho saber los jugadores y gente del propio club. y ese reconocimiento para mi tiene mucho valor. Además debo hacer mención la consideración hacia nuestro trabajo de exjugadores y directores técnicos importantes que han pasado por el club. Entrenadores como Jaime Vera, Dalcio Giovagnoli, Hugo Vilches Luis Marcoleta, y Nicolás Larcamón, siempre me demostraron -hasta el día de hoy- la mejor consideración con nuestro desempeño profesional. Eso reconforta.

No puedo dejar al margen a los que hoy están, como es el que dirige «el profe» Martín Palermo. Es gente que ha estado al mejor nivel de la alta competencia y ha sido un verdadero honor trabajar con ellos. Me voy agradecido.

«Se termina una hermosa etapa de mi vida en lo profesional, pero no así como hincha. Seguiré estando siempre al lado de estos colores que sigo desde niño, que algún día se forjaron en aquellos viejos tablones de la Granja», finaliza diciendo Gabriel Castillo Rojas, hoy día un hincha mas del «Curi».

Gatomontés